sábado, 11 de septiembre de 2010

Alguien llamado nadie

Hoy escuché a alguien
Desde la oscuridad de mi habitación
Desde mi infatigable mirar el techo vacío
Desde mi penoso dormitar en la soledad
Desde mi precaria forma de vivir
Desde mi lecho inmundo y frío
Desde mi filosofar incorruptible
Desde mi desesperación inútil
Desde mi grito ahogado por el dolor
Desde el suelo de mi habitación
Escuché a alguien
Y creí por un momento que eras tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario